1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://elyoga.about.com/od/Tecnicas/a/Como-Practicar-Las-Posturas.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Guía para la práctica de posturas

Principios básicos de las asanas

Por

Guía para la práctica de posturas

Las asanas son un ejercicio de auto-observación.

123RF

Si bien cada corriente o adaptación contemporánea del yoga privilegia algunos aspectos por encima de otros, existen algunos principios fundamentales para maximizar los beneficios, evitar lesiones, e incorporar un trabajo meditativo y espiritual en la práctica de posturas. Estas recomendaciones son derivadas del yoga clásico (hatha y su versión extendida y espiritual, el raja yoga) y se pueden aplicar a la mayoría de los estilos actuales de yoga que tienen un componente físico.

Las posturas de yoga tienen un componente inseparable: la respiración. El manejo consciente de esta es parte fundamental de la práctica de hatha yoga. La respiración debe ser profunda (respiración yóguica) y lenta. En las prácticas de hatha vinyasa la inhalación, retención o exhalación se coordinan con cada movimiento; un ejemplo son los saludos al sol. En la práctica de asanas, que son más lentas y pausadas, por lo general la inhalación se utiliza para acompañar las aperturas de pecho y los estiramientos; la exhalación ayuda a profundizar las posturas, acompaña las asanas de recogimiento y aquellas que inducen estados más meditativos. Sincroniza la respiración con tu práctica y haz uso de ella para aquietar y enfocar la mente.

Aprende a sentir tu cuerpo y no lo fuerces. Haz cada postura lo mejor que puedas, pero con moderación. Las asanas del yoga no deben causar dolor, aunque se trabajen los músculos, las coyunturas, o se haga estiramiento. Debe sentir el esfuerzo, pero sin dolor. Con un ejercicio consciente, con movimientos controlados, y con la atención en cada movimiento, el cuerpo llegará a su nivel naturalmente y se hará el trabajo sin causar daño. Es imprescindible pedir ayuda siempre si se siente alguna incomodidad: has uso de tu intuición. Si algo no se siente del todo bien, no lo hagas. Descansa si tienes que hacerlo y relájate entre una postura y otra.

Medita y evita que tu mente se disperse. En yoga se requiere que estés cómodo y estable para sostener las posturas, pero internamente estarás muy alerta y con grandes corrientes de energía vital. Lleva la atención a los movimientos, a la respiración, a cada parte del cuerpo que estás trabajando. Durante las clases de hatha yoga te recomiendan llevar tu atención al tercer ojo o al chakra del corazón durante la práctica y repetir continuamente tu mantra personal, que se siempre se puede remplazar por el mantra Om.

Cada asana tiene tres etapas: la llegada, la postura y la salida. Para llegar a ella debes hacerlo con movimientos conscientes; evita hacerlo de una manera mecánica. Piensa que los movimientos también son parte de la práctica. Es como un baile que se hace con gracia, lentitud y control. Mientras estés en la postura, haz hasta donde puedas, lo cual implica un esfuerzo, pero nunca fuerces tu cuerpo. Por esto nos dicen que no debe haber “temblor” ni fuerza en el mantenimiento de las posturas. Deben ser relajadas pero firmes.Profundiza hasta donde tu cuerpo lo permita, ampliando con cuidado los límites en cada práctica. Al salir de ellas, házlo con suavidad.

Las posturas buscan el equilibrio en todos los aspectos. Cada postura tiene una contrapostura que equilibra el cuerpo hacia el lado contrario. Por ejemplo: cuando haces una torsión, es bueno contrarrestar suavemente hacia el lado opuesto. De la misma manera, es importante trabajar los dos lados para balancer los dos lados del cuerpo, por lo que cada movimiento se practica de uno y otro lado.

La ciencia yóguica se centra en la salud y vitalidad de la columna vertebral. Parte fundamental de los ejercicios en yoga es observar la posición de la espina dorsal: procurar que esté recta en determinadas posturas, para facilitar el movimiento de prana(energía vital) y que esté siendo protegida en los ejercicios que buscan fortalecerla y darle flexibilidad. La postura del cuerpo, o alineación, busca equilibrio, estabilidad y fortaleza, tanto en el mat como en la vida. De la misma manera, el yoga busca fluir en consonancia con los movimientos del cuerpo, por lo que entre asana y asana hay movimientos suave, circulares y armoniosos.

El yoga es un ejercicio de auto-observación. Por eso, dejamos de estar vulnerables a los estímulos del mundo exterior, recogemos los sentidos y nos concentramos en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Debes sentir qué sucede en tu cuerpo, relajar las partes que tengan tensión innecesaria, sentir cómo responde tu cuerpo a través de sensaciones y qué te está comunicando. También observa sin juicios lo que sucede en tu mente y trata de traer la atención de nuevo al momento presente si está ausente. La mente es tan poderosa que utilizarla para proyectarte en cada postura te ayudará a que el cuerpo siga este objetivo

Busca una intención. Algunos estilos de yoga te motivan para que pongas una intención a tu práctica. Por ejemplo, dirijas toda esa energía hacia a un objetivo que quieras alcanzar, o la ofrezcas a una persona, a la vida o a algo trascendente en lo que creas, o a un cambio interior que estés buscando. Si no lo hace el profesor, puedes hacerlo por tu cuenta al comenzar. Es una bonita manera de canalizar y recoger tu trabajo. No olvides agradecer a tu cuerpo y a ti mismo al finalizar por el compromiso y el esfuerzo.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. El yoga
  4. Posturas de yoga
  5. Posturas - asanas

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.